Dátil

El viernes tuve una cita.

Me abrí Tinder de ese, como las modernas. Sintiéndome vieja con las cosas que vi. A los treinta minutos de abrir la cuenta, ya tenía unos diez “matches”. Mi sorpresa no podía ser mayor considerando que me veo, en mis propias palabras: “normalita, tirando a fea y que nunca me maquillo ni nada. No suelo gustar”. Mis amigos, que me quieren mucho, me dicen que son bobadas. Pero algo en lo profundo de mí me hace creer mis propias palabras tóxicas.

Hablé con unos cuantos chicos y algunos me cayeron en gracia. Aunque la mayoría no. Mala idea igual abrirme una cuenta de estas un viernes. Todo el mundo va a lo que va. La aplicación entera va a lo que va. No hay problema, no voy a mentir, yo también necesito un poco de amor físico. ¿Quién dijo que el romanticismo está muerto cuando te mandan un GIF de mete-saca para indicar que eso es lo que quieren?

Uno en concreto me gustó. Me pareció simpático y me hizo reír. Para mí eso es muy importante. Decidimos vernos más tarde. Estaba en Madrid de visita y no parecía mala idea pasar tiempo fuera de casa.

Empezó fatal porque llegó tarde. No tarde en plan quince minutos. Una hora, ¡una hora! Nunca me había pasado y eso que llevo en España toda mi vida, el país de los retrasos. Contemplé marcharme varias veces, pero no veía en qué iba a servirme. Yo siempre soy de dar segundas oportunidades. ¿Qué hubiera ganado con marcharme?

Eso fue lo único malo. Me sorprendió gratamente. Me esperaba, considerando su edad y de lo que estoy rodeada, un chico inmaduro, sin idea de nada. Pero me encontré con todo lo contrario. Vale, no conocía a Los Piratas, pero eso se puede perdonar.

Me lo pasé muy bien, la verdad que los dos lo pasamos bien. Para un mal comienzo, acabó muy bien.

Es malo que llegara una hora tarde, pero yo tenía mi música y no se me hizo tan duro. Escuché Los Piratas, VETO, un poco de Queen… A una pareja discutir, a gente capturando pokémons, la vida de Madrid pasar en general. Era una noche clara y fría, como a mí me gustan.

Cómo me gusta aquella provincia de España. Algo tiene que tener que me atraiga tanto. Ah, sí. Eso tiene.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *