Skin

El hombre que tengo sentado a mi lado en el metro lleva tu perfume. Una sonrisa asoma por mis labios al recordar lo que ese olor evoca. No es que necesite estímulos olfativos para pensar en ti y sonreír. A lo largo del día me asaltan (qué violenta es esta …

Second

Nuestro primer beso fue catastrófico y torpe. Los dos nerviosos con crear una buena impresión nos jugó una mala pasada. Nos reímos al separar nuestros labios siendo conscientes que besamos mejor que eso. Empezamos a tranquilizarnos ligeramente y tu mano en mi cadera me acercó a ti. Pausadamente, acaricias mi …

Whim

– Me apetece besarte. – ¿Y por qué no lo haces? – Pues porque si te beso dejas de contarme la historia y me encanta escucharte. – Es que tus besos son increíblemente distrayentes. – Sigue contándome, pues. Continuas hablando y me dejo llevar hasta allí por tus palabras. No …

5h48

I remember a time where I loved trains. I thought they were romantic (what don’t I find romantic?), gave you time to think, make you contemplate your life and help you take a moment to decide how to go on. I used to enjoy the whole process: booking the trip, …

Ekki hugsa

I could swear you looked right at me. I could swear you smiled when you saw my stupid smile. You know, the one you get when you’re listening to mind blowing music and you just can’t stop smiling. The kind of music that uplifts you, that heals, that transports you …

Retrovertigo

Estoy tumbada en la hamaca de nuestra terraza. La instalaste para mí cuando me pediste mudarme contigo. Mi madre opina que estamos haciendo todo muy rápido. Pero cuando sabes… sabes. Soy como mi padre en ese aspecto. Él sabía que se quería casar con mi madre desde la primera cita. …

Silent city

Son las 19:53. Estoy en el banco en frente del jardín vertical del CaixaForum. “El seto”, como lo llamas tú. Es aquí donde aquella noche supe que me seguirías haciendo reír toda la vida, es aquí donde hemos seguido viniendo todos estos años. Es aquí donde me pediste matrimonio. Es …

Bravery (II)

Estoy en casa. Es domingo por la mañana. Estoy sola, mis compañeros de piso se han ido a estar con sus parejas. Y yo estoy soltera, así que no tengo nada de todo eso. Estoy muy cansada e intento espabilar con un café. Me lo digo muchas veces: no puedo …

Black box (I)

– ¿Y de verdad no sabías colocarlo tú? – Em… sí… bueno. Es posible que quisiera verte. ¡Pero, bueno, es que apenas llego! – O sea que querías verme… – te acercas a mí de manera sinuosa. Estás respirando pausadamente, con propósito. Tus dedos empiezan a rozar mi cadera descubierta. …

Cafuné

Me acaricias la cabeza, como con los masajeadores estos de púas que dan escalofríos. Tú también me das escalofríos. Noto tu mirada en mi perfil, estudiando mi rostro. No me agobia que me estés observando, me dejo perder por la sensación de tus dedos en mi cabeza, masajeando ligeramente. “¿Sabes? …